La vista es un sentido que todos valoramos mucho y, por este motivo, es muy importante gozar de una buena salud visual. Pero, muchas veces, no estamos tan concienciados como deberíamos acerca del cuidado de nuestros ojos. Si quieres saber qué es lo que puedes hacer al respecto, aquí te vamos a dar 10 consejos para que cuides de tu salud visual de la mejor manera.

  1. La prevención es lo primero: Y con esto, queremos decir que, aunque no haya síntomas perceptibles, siempre es recomendable realizar una visión anual para cerciorarnos de que todo bien. Por supuesto, en el caso de sentir molestias, enrojecimiento, cansancio, etc. también es conveniente acudir a una revisión.
  2. La alimentación es importante para la vista: Una alimentación rica en vitaminas y minerales puede ayudarte a cuidar de tu salud visual. Aunque la fama la tengan las zanahorias, los alimentos verdes –como el brócoli, los calabacines o los guisantes– son los más ricos en luteína y zeaxantina, nutrientes esenciales para la salud ocular. También es bueno consumir alimentos ricos en ácidos grasos omega-3, y el té verde es una de las bebidas más adecuadas para ayudar a tus ojos contra la degeneración macular y las cataratas.
  3. Cuidado y mantenimiento de las gafas: Si usas gafas, es muy importante que prestes atención al estado de las lentes y de la montura. Aunque sean de diseño consistente, si el armazón está flojo y no se ajusta bien, puede hacer que fuerces la vista. Lo mismo sucede con los cristales, si no están en buen estado. Para limpiarlos, lo mejor es hacerlo de un modo adecuado, y con productos de óptica, evitando en la medida de lo posible métodos de limpieza caseros, que pueden acabar arruinando las lentes, y nunca las limpies en seco para evitar que las partículas de polvo acaben arañando la lente.
  4. Extrema la higiene al usar lentillas: Los ojos son órganos muy delicados. Por eso, las lentes de contacto han de cuidarse y limpiarse con extrema pulcritud. Sigue siempre los pasos indicados por tu óptico, límpialas con un producto adecuado e intenta dar un descanso a tus ojos de algunas horas al día y, al menos, un día a la semana. Nunca te bañes con las lentillas ni las mojes con agua y evita dormir con ellas (si no son destinadas a este fin).
  5. Las gafas de sol son imprescindibles: La exposición a los rayos ultravioleta (UV) puede ocasionar graves trastornos visuales. Es importante que uses este tipo de gafas siempre que te expongas a la luz solar, y no solo durante los meses de verano, sino durante todo el año. Recuerda que también son esenciales si vas a practicar deportes al aire libre y cuando vas a conducir. Y, sobre todo, cómpralas en una óptica, para asegurarte de que cuentan con la protección adecuada para no poner en riesgo tu salud visual.